DevOps Engineering

DevOps vs Agile – El sector TI en la empresa

Cuando hablamos de desarrollo de software para la empresa actual, casi siempre surgen dos nombres clave: DevOps y Agile. Ambos métodos tienen objetivos parecidos aunque un enfoque distinto, al igual que los departamentos a los que implica.

No obstante, en torno a estas metodologías existe algo de confusión como que si se implementa una no es posible combinarla con la otra debido a que sus enfoques son opuestos. Sin embargo, en la lucha DevOps vs Agile no existe un vencedor porque es posible usarlas juntas una vez que se conocen las áreas de influencia en la empresa.

Qué es DevOps

La metodología de desarrollo de software DevOps se encuentra principalmente centrado en la integración, comunicación y colaboración entre los profesionales de tecnología de la información (TI) para favorecer una implementación rápida de productos. De hecho, su nombre procede de la combinación del desarrollo (Dev) con las operaciones (Ops), dos equipos que hasta ahora trabajaban de forma separada y que al colaborar como un solo grupo permite aplicar el código en la producción de un modo más rápido y automático.

Con ella se promueve la colaboración entre los departamentos de desarrollo y el de operaciones, los cuales se unen para la creación de una estructura de producción basada en la generación de códigos más eficaces. Gracias a su labor es posible implementar un código en producción de forma más rápida y automatizada.

Esta metodología contribuye a acelerar la velocidad de entrega de aplicaciones y servicios de una compañía.


Filosofía y ámbito de DevOps

El método DevOps abarca áreas como desarrollo de software, operaciones y control de la calidad del producto. Los equipos responsables de cada una de ellas se fusionan para optimizar procesos.

Sus manifestaciones son:

  • Integración continua.
  • Implementación continua.
  • Entrega continua.

La cultura DevOps está basada en la coherencia, estabilidad y planeamiento, teniendo por objetivo identificar nuevas formas de la mejora y optimización de procesos. De esta manera, esta metodología se centra principalmente en maximizar la eficiencia, identificar procesos programables, y en el incremento de la automatización.
En cuanto a su ámbito de actuación, DevOps representa la intersección del desarrollo, así como las operaciones y el control de calidad. Se usa en equipos multidisciplinares que se unen y colaboran en el desarrollo y la entrega de software.


Principales características de DevOps

Los puntos principales de DevOps son:

  • Máximo alcance. Se aplican soluciones en todas las fases del desarrollo y la entrega de soluciones, tratando de lanzar versiones más estables en el menor tiempo posible.
  • Integración de departamentos. En lugar de tener grupos de trabajo separados, se crea un equipo multifuncional en un entorno donde la eficiencia es el objetivo, reduciendo fricciones y malos entendidos.
  • Orientado a automatizar procesos. Se buscan formas de programar y automatizar las tareas para optimizar el flujo de trabajo.

Beneficios de la metodología DevOps

Los aspectos por los que una empresa emplearía el método DevOps para desarrollar programas son bastante numerosos. Estos serían unos ejemplos:

  • Cohesión del equipo de trabajo. Al colaborar como un solo grupo, el equipo de desarrollo y el de operaciones funciona de un modo más unificado y se producen menos interrupciones en el proceso.
  • Mejora la productividad porque el ambiente de trabajo es más agradable y los empleados sienten que forman parte integral de la empresa.
  • Los conocimientos y habilidades de cada participante en el proyecto se aprovechan mucho mejor.
  • Se generan más oportunidades de empleo y la competitividad entre los aspirantes es mayor, obteniendo mejores resultados.

Qué es Agile

Método Agile

El método Agile también es un sistema de desarrollo de software, que implica la interacción continuada y pruebas en el ciclo de vida de desarrollo de sistemas (proceso SDLC). Esta fórmula se centra en el desarrollo repetitivo, incremental y progresivo, comenzando por crear un modelo funcional y adaptarlo progresivamente conforme a los cambios que se van produciendo en el entorno.

En Agile se hace especial hincapié en el desarrollo iterativo con un enfoque evolutivo e incremental a la hora de crear software, de manera que:

El proceso de desarrollo de un producto se divide en piezas más pequeñas, las cuales se desarrollan hasta que no presenten errores. Una vez que se finalizan, son integradas entre sí para la realización de las pruebas finales.

A la hora de implementar este método de desarrollo es posible recurrir a diferentes marcos de trabajo para adaptase al entorno y las necesidades de cada caso en particular.

Su implementación puede hacerse de maneras muy variadas, dando prioridad a lo que demanda el usuario final frente al equipo de desarrolladores.


Filosofía y ámbito de Agile

La metodología Agile se centra en el equipo de desarrollo desde un principio hasta el momento en el que el proyecto está completo.

Tiene una mentalidad de respuesta rápida a los errores, basándose en gran parte en la flexibilidad y mantenimiento del ritmo de las necesidades, respondiendo así a las expectativas que se puedan crear los clientes.

Las características son descritas como casos de usuario, enfocándose en un usuario en particular, en sus necesidades y los motivos que le llevan a necesitarlas.


En cuanto a su ámbito, el desarrollo Agile es específico del equipo de desarrollo, su productividad y el progreso hasta que se complete el proyecto a realizar. Este desarrollo tiene lugar de manera fragmentada, siendo diferentes equipos los que se encargan de la entrega, implementación y mantenimiento continuo de cada versión de software.

Sus manifestaciones son:

  • Scrum
  • Programación extrema
  • Kanban
  • Crystal
  • Desarrollo controlado por características
  • Desarrollo ajustado (lean)
  • DSDM

Características destacadas de Agile

La metodología Agile se apoya en estos conceptos:

  • Aplicación de herramientas. Scrum, Kanban, XP y otras herramientas de productividad facilitan el seguimiento de las tareas, mejorando la organización y los progresos.
  • Progreso gradual. En lugar de lanzar una nueva versión completa del software, se utilizan métodos de desarrollo en plazos, actualizando de manera continua las soluciones.
  • Orientado al cliente final. Los comentarios del cliente se tienen en cuenta para dar respuestas rápidas y ofrecer de manera constante las soluciones que se ajusten a sus necesidades.

Ventajas del método Agile

Al igual que con DevOps, la metodología Agile aporta numerosos beneficios a las empresas:

  • Protagonismo del capital humano. Los trabajadores se sienten más motivados porque en lugar de dar protagonismo a las herramientas se busca lo que cada persona puede aportar.
  • Entregas más rápidas. Al tener una estructura más flexible, se pueden entregar nuevas versiones del producto en plazos más cortos.
  • Aumento del valor añadido. Al interactuar con el usuario final de forma más directa, se obtiene más información y se incrementa el valor añadido de las soluciones. El cliente además se siente más satisfecho porque es uno más en el equipo de desarrollo.

Diferencias entre DevOps vs Agile

Aunque tanto DevOps como el método Agile tienen como finalidad el desarrollo de software, ambas cuentan con unos enfoques diferentes, además de implicar a departamentos y grupos distintos. También estructuran la producción de manera diferente.

  • En un proceso de desarrollo de software típico, el cliente se pone en contacto con el desarrollador, y este a su vez con el equipo de operaciones.
  • Con la metodología DevOps se mejora la comunicación entre desarrollo y usuario final.
  • Mientras que Agile hace lo mismo entre operaciones y desarrollo.

Un punto importante a tener en cuenta sobre DevOps frente al método Agile es que no se excluyen de forma mutua. Mientras que la primera promueve la colaboración de todas las partes implicadas en el desarrollo y mantenimiento del software, la segunda es una metodología diseñada para mantener la productividad e impulsar el lanzamiento de versiones de acuerdo a las necesidades cambiantes. Aunque son diferentes, utilizándose juntos pueden ofrecer una mayor eficiencia y un resultado más confiable.

Tamaño del equipo

Una de las grandes diferencias entre ambas metodologías es que, teniendo en cuenta lo mencionado con anterioridad, varía la cantidad de personas que conforman el equipo que se encarga del desarrollo del software.

  • Mientras que el método Agile está principalmente pensado un equipo pequeño,
  • en la metodología DevOps se involucra a una mayor cantidad de profesionales.

Fraccionamiento del trabajo

Otro de los puntos diferenciadores entre ambas metodologías tiene que ver con la forma de fraccionar el trabajo.

  • En el caso de la metodología ágil, se fraccionan los logros en sprints, y cada uno de ellos suele tener una duración inferior al mes.
  • Sin embargo, en el caso del DevOps, se busca hacer entrega de código a diario o incluso cada un periodo inferior de tiempo. Esto es posible a que la retroalimentación tiene lugar tan solo en el propio equipo de desarrollo, a diferencia de lo que ocurre con la anterior.

Documentación

  • En el enfoque DevOps se necesita generar una documentación muy detallada, ya que el programa se encuentra de manera constante intercambiándose entre el equipo de desarrollo y el de operaciones.
  • En el caso de la metodología ágil, se presta más atención al desarrollo, en un sistema de trabajo que coloca en un segundo nivel de importancia el crear la documentación. El proceso funciona porque los miembros del equipo se encargan de desarrollar cualquier trabajo.

Alcance

El alcance es uno de los elementos que acentúa en mayor medida la diferencia existente entre ambas metodologías.

  • El enfoque Agile se ha centrado, desde sus orígenes, en acelerar el proceso de desarrollo, aunque esto hizo que dejase de lado las pruebas.
  • La DevOps, por su parte, se basó en aprovechar las probadas y buenas prácticas de la anterior para introducir un marcado carácter holístico. De esta manera, durante cualquiera de las fases del código, el equipo le da un enfoque integral, asegurándose de que su funcionamiento es acorde a lo diseñado.

Otras diferencias

Más allá de las anteriores, hay otras diferencias importantes entre la metodología Agile y DevOps que cabe reseñar:

  • Preparación: Mientras que Agile se centra en la preparación funcional y no funcional, la DevOps lo hace en la preparación operativa y empresarial.
  • Retroalimentación: En la metodología la retroalimentación la da el propio cliente, mientras que en DevOps proviene del equipo interno.
  • Áreas objetivo: Mientras que la primera está enfocada al desarrollo de software, la segunda lo hace en busca de una solución empresarial integral y la entrega rápida.
  • Énfasis: Agile enfatiza en la metodología de desarrollo de software, y cuando se desarrolla y lanza, no le importa lo que suceda posteriormente. En DevOps se busca preparar el software y posteriormente implementarlo de una manera segura y confiable.
  • Comunicación: Mientras que el primer método apuesta por el Scrum como su método más habitual para el desarrollo de software, y se realiza una reunión diaria; las comunicaciones en DevOps involucran más especificaciones y documentos de diseño. Es necesario que el equipo operativo comprenda por completo la versión del software.
  • Automatización: Aunque en el enfoque Agile ayuda la automatización, no hace demasiado hincapié en ella. Todo lo contrario ocurre con la metodología DevOps, que funciona en busca de la máxima eficiencia en la implementación del software, siendo la automatización uno de sus principales objetivos.
  • Importancia: El desarrollo de software es inherente a Agile. En DevOps el desarrollo, las pruebas y la implementación tienen la misma importancia.
  • Ventaja: Agile ofrece un desarrollo más corto y mejor detección de defectos, mientras que DevOps admite el ciclo de lanzamiento de Agile.

Aplicación de Agile y DevOps en la empresa

Después de comprobar las diferencias y áreas de influencia de ambos métodos, se puede aseverar que tanto Agile como DevOps proporcionan un entorno de trabajo que acelera el desarrollo de software. Y lo mejor de todo es que no hace falta decidir entre uno u otro, porque se pueden aplicar de forma conjunta.

  • Agile es excelente a la hora de usar herramientas de trabajo y organización,
  • DevOps potencia la agilidad y seguridad en las entregas.

Por ejemplo, mientras Agile proporciona un ciclo de desarrollo más corto y mejora la detección de fallos, su ciclo de lanzamiento es compatible con DevOps.

Por eso, en vez de elegir entre uno u otro método, se pueden aplicar teniendo en cuenta las características de cada uno y las áreas de influencia que tienen en la empresa. De este modo se puede optimizar el entorno de trabajo a un nivel superior.

Entornos digitales más productivos, claves en la influencia de Agile y DevOps

La digitalización es un hecho que no puede obviar ninguna empresa que quiera ser competitiva. Implementar soluciones de software es fundamental, y su influencia seguirá siendo aún mayor conforme avancemos en la cuarta revolución industrial, en la que la automatización y programación de tareas es clave para avanzar a nivel productivo.

Por eso son tan importantes los métodos Agile y DevOps, así como las filosofías que poco a poco derivarán de estos con el fin de desarrollar entornos en los que las empresas puedan dar a los usuarios lo que necesitan en el menor tiempo posible.

Write A Comment

Share via
Copy link
Powered by Social Snap